Institucional

RESEÑA HISTÓRICA DEL CENTRO DE GASTROENTEROLOGÍA

La primera visita de un gastroenterólogo dominicano a Japón ocurrió en 1966, cuando el Dr. Aulio Brea (fallecido) participó en el Congreso Mundial de Gastroenterología que se celebró en ese país, para esa fecha el doctor Brea se desempeñaba como Jefe de Enseñanza del Hospital Dr. Salvador Bienvenido Gautier, cinco años después, en el verano de 1971, el doctor Brea volvió a Japón como becario, coincidiendo con la primera visita del Dr. Luis Sánchez Limardo del Hospital Dr. Luis E. Aybar (HLEA). De regreso a su país, ambos especialistas emprendieron actividades educativas, investigativas y docentes, con fines de obtener donaciones del gobierno japonés, para beneficio de sus respectivos hospitales.

Así se inicia en el hospital Dr. Luis Eduardo Aybar la primera donación en agosto de 1973, a partir de una estrategia en recurrir a la presentación de temas en congresos médicos y centros hospitalarios, sobre detección temprana del cáncer gástrico, mediante gastroscopia. Se canalizó también el interés y esfuerzo de varios estudiantes de medicina que prepararon su tesis de grado sobre endoscopia digestiva, como el gastroenterólogo Dr. Carlos Lantigua.

El programa que se desarrolló se denominó patrones endoscópicos en la población dominicana y se llevó a cabo, a partir de pacientes del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter, del hospital militar Dr. Enrique Lightow Ceara (1972) y del hospital Dr. Luis Eduardo Aybar.

Las promociones de carácter científico y ético fueron difundidas en la Convención Nacional de la Asociación Médica Regional del Norte, en noviembre de 1971, y conferencias en diferentes instituciones, permitió que finalmente llegara la esperada donación, entregada el 9 de marzo de 1974, por los funcionarios japoneses señores: Toyisu Sekiguchi y Noriyuki Ayukama, de la embajada de Japón, ante la presencia del Dr. Héctor Milliam, subdirector médico y un grupo de galenos del Comité Ejecutivo del hospital. Ese año ingresó al hospital la Dra. Virginia García de Pérez. A partir del año 1975, Japón envió el primer experto en la persona del profesor Rikiya Fujita, quien sirvió de guía a los becarios Radhamés Cortina, ido a destiempo, Virgina García y Mairení Echavarría al asistir, en Tokio, a cursos sobre detección temprana de cáncer gástrico; en su visita del 1980 el gobierno dominicano condecoró al Dr. Rikiya Fujita con la orden de Duarte, Sánchez y Mella en reconocimiento a su labor de unión en las relaciones dominico-japonesas en los referidos cinco años.

El 2 de abril de 1981 el hospital realizó una solicitud formal, por las vías correspondientes del secretario de salud pública, Dr. José Rodríguez Soldevilla, ante la embajada de Japón, en la persona del excelentísimo señor embajador Masahiro Maeda, solicitó la ayuda técnica para la residencia de Medicina Interna y la creación del Centro de gastroenterología domínico-japonés en el hospital Dr. Luis E. Aybar, estando firmado por los doctores Héctor Milliam, director médico, Nelson Astacio y Luis Sánchez Limardo. [ 7 ] A partir del 1980 el envío de personal médico dominicano fue institucionalizado a través de la Sociedad Dominicana de Gastroenterología, completando un total de 16 gastroenterólogos para el 1991, entrenados en las técnicas de endoscopia y detección de cáncer gástrico temprano. Asimismo se estuvieron enviando expertos japoneses, visitándonos en 1984, el profesor Maruyama y en 1989, el profesor Yoshiharu Satake.

En verano de 1989 fue que se realizó el último seguimiento a este grupo de médicos dominicanos. La propuesta de abril de 1981 continuó su seguimiento, viajando durante el mes de abril de 1983, el Dr. Luis Sánchez Limardo, el cual estableció contactos con centros educativos y gubernamentales de Japón, lo que permitió que continuaran las donaciones en enero de 1983, precedida por el señor Nobuo Yamasaki y se impulsa el proyecto del Centro de Gastroenterología. Mediante oficio 17359 del 17 de junio de 1987, en correspondencia dirigida al embajador Suketaro Enomoto, por la vía del canciller, Dr. Donald Reid Cabral, el Secretario de Salud Pública, Dr. Ney B. Arias Lora, solicita una cita para conversar con la subsecretaria de asuntos económicos de la cancillería acerca del anteproyecto del centro de gastroenterología domínico-japonés. Finalmente, el 26 de septiembre de 1987, en conversaciones sostenidas entre el Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Dr. Donald Reid Cabral, por la parte dominicana y el excelentisimo señor Tadashi Kuranari, ministro de Relaciones Exteriores de Japón, en ocasión de su visita oficial al país, firmaron el acuerdo de intención por un aporte no reenvolsable para la construcción de las instalaciones del Centro de gastroenterología domínico-japonés, localizado en el recinto del hospital Dr. Luis Eduardo Aybar. Esta información se hace constar en el oficio DSE-13503, firmado por el Dr. Ney B. Arias Lora, Secretario de Salud Pública.

El primer secretario de la embajada de Japón envió un cuestionario sobre la aspiración del hospital en relación al centro de diagnóstico digestivo, el 8 de junio de 1988, como elemento informativo de la contraparte dominicana frente a la visita que oficialmente haría la contraparte japonesa con fines de preparar el anteproyecto del centro digestivo. En ese sentido el hospital respondió preparando un diseño preliminar con un cálculo de construcción de aproximadamente 3 800 metros cuadrados, acompañado de la propuesta. La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), por encargo del gobierno japonés, envió una misión de estudio preliminar presidida por el rector de la Universidad de medicina de Oita, Dr. Takashi Itoga.

El centro se mantuvo manejado como proyecto por la parte dominicana y japonesa hasta 1996, a partir de cuya fecha fue entregado formalmente al gobierno dominicano. En la actualidad, la institución ofrece alrededor de 50 000 consultas al año, las cuales proceden en su mayor parte, de la población de bajos recursos del Distrito Nacional, de la provincia Santo Domingo y también del interior del país. La atención médica de los pacientes está en manos del personal médico, cuya dedicación es parcial, y de los médicos residentes, cuya dedicación es exclusiva.

En los 25 años que tiene ofreciendo servicios a la comunidad esta institución se ha convertido en un Centro de Referencia Nacional para la resolución de los diferentes problemas de las vías digestivas, para la investigación de esas patologías y para la formación de recursos humanos especializado.