El 28  de julio de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS), conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, cuya finalidad es la prevención y erradicación de la hepatitis viral y como evitar las complicaciones que surgen tras la infección. La hepatitis es una inflamación del hígado que puede ser afectado por diferentes virus, denominadas virus de la hepatitis A, B, C, D, C, los que afectan a millones de personas alrededor del mundo.

Se estima que unos 250 millones de individuos están crónicamente enfermos con el virus B de la hepatitis y de 130-170 millones de personas con el virus C.

Debemos crear conciencia acerca de este enemigo silencioso que es causa de gran mortalidad en la población mundial, por lo cual nuestros esfuerzos están  encaminados a la prevención, detección, tratamiento y atención integral a enfermos y familiares.

En el Centro de Gastroenterología de la Ciudad Sanitaria Dr. Luis E. Aybar, que dirige el Dr. Humberto J. Brito Gómez, tenemos la unidad de hepatología, dirigida por el Dr. Bienvenido Jonchong Wun, donde en coordinación con el Ministerio de Salud Pública, damos seguimiento a los pacientes con enfermedad hepática, con los programas de hepatitis de origen viral, que se encarga de diagnóstico, evolución y tratamiento del virus C , B y D.

Para la hepatitis C, estamos en espera de los nuevos medicamentos antivirales de acción directa sofosbuvir, simeprevir y  ledipasvir,  los cuales son más efectivos  y tienen menos efectos secundarios.

La hepatitis C, es  transmitida por el contacto con sangre contaminada, por transmisión sexual, de madre a hijo y a través del uso de drogas endovenosas, entre otros. Constituye la primera causa mundial de trasplante de hígado, pero tiene cura.

 Contribuimos con la  prevención de la transmisión vertical de la hepatitis B, de una mujer embarazada a su hijo, consejería de pareja así como tamizaje de posibles afectados en el núcleo familiar.

Hay diversas formas de contraer estos virus. Los tipos A y E, se contraen al ingerir agua y alimentos contaminados, por lo cual la prevención primaria consiste en buenos hábitos de higiene y evitar el hacinamiento y en el caso de el tipo A disponemos de vacunas y en un futuro esperamos contar con la vacuna para la hepatitis E, que en la actualidad está disponible en China.

Los tipos B, C y D, el mecanismo de infección es por vía parenteral, donde las relaciones sexuales sin protección, el uso compartido de objetos personales como jeringas, rasuradoras; transfusión de sangre,  así como transmisión vertical de madre a hijo, son importantes vías de transmisión.

 Además contamos con un programa de prevención para la hepatitis A y B, mediante la utilización de vacunas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *